Según las organizaciones, la Comisión y el Parlamento han elaborado un buen plan para hacer frente al monstruo de la contaminación por plásticos, pero este plan está en peligro. El consumo de productos de usar y tirar debe ser reducido de forma inmediata, y las empresas que están basando sus beneficios en aumentar la contaminación tienen que afrontar su responsabilidad. Es necesario que los gobiernos aseguren medidas para poner fin a los plásticos, lo que implica responsabilizar a las empresas y exigirles reducir el uso de plásticos de usar y tirar. [1]

El vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans ha señalado en rueda de prensa “que la lucha contra la contaminación por plástico es una batalla a ganar, y la legislación que se está debatiendo es un primer paso hacia un futuro en el que el plástico no nos envenene”. Break Free from Plastic espera que estas palabras se transformen en hechos y se consiga avanzar hacia una Europa residuo cero.

El dragón de tres metros de altura fabricado con productos de plástico de un solo uso recogidos en las limpiezas realizadas en playas ha representado el grave problema que suponen las más de 9 millones de toneladas de plásticos que se vierten cada año al mar. Las organizaciones ecologistas han mostrado su preocupación ante el riesgo de que los Estados miembro debiliten la ambición planteada por el Parlamento y la Comisión ante a la Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP), según la cual los fabricantes deberían asumir los costes de las recogidas de residuos plásticos abandonados y su posterior gestión, además de incrementar la concienciación. Sin embargo, los países quieren retrasar la implementación de la RAP cuatro años, y crear excepciones para productos como las colillas de tabaco, a pesar de ser unos de los principales residuos abandonados en Europa.

“Las evidencias de la contaminación por plástico son un indicador de que necesitamos apostar decididamente por soluciones reales, y no parches que no dan ninguna respuesta al problema. Nuestros gobiernos tienen que hacerse conscientes de este hecho. Es necesario obligar a las empresas a asumir los costes, así como poner en marcha medidas efectivas de reducción y reutilización de los productos de plástico”, según Alodia Pérez Muñoz, Responsable del área de residuos y recursos naturales de Amigos de la Tierra.

"Hay que dejar de culpabilizar siempre al consumidor porque es engañarlo. Necesitamos que los envasadores y los productores asuman su responsabilidad y que también impulsen, y no dificulten, una sociedad hacia el residuo cero. En este contexto, es clave la incidencia de los gobiernos para propiciar un cambio normativo que impulse a todos los sectores a reducir la carga de los elementos de un solo uso", según Rosa García, Directora de Rezero

NOTAS:

[1] https://www.breakfreefromplastic.org/globalbrandauditreport2018/